Mar. Oct 19th, 2021

Después de leer con atención la carta dirigida a trabajadores y derechohabientes del
ISSSTESON, por parte del director de esa institución, el licenciado Jesús Manuel Acuña
Méndez, me quedaron más dudas que certezas. Por lo mismo, creo que es necesario se
ofrezcan las aclaraciones pertinentes a lo que plantearé a continuación.
Empezaré por el final, y preguntaré primero al medio impreso, El Imparcial, por qué nos
niega el derecho a conocer las impresiones del servidor público al negarle el derecho a que
siga publicando su columna semanal, más en tiempos en que el divorcio entre el
funcionario y la sociedad tiende a ser una constante, incluso en tiempos de la cuarta
transformación. De hecho, esta columna, permite ver la visión del director del ISSSTESON
y facilita el debate que podría llevar a la solución definitiva del problema que se está
planteando.
Regresando al funcionario, afirma que “se pactaron irresponsablemente condiciones
mañosas (disfrazadas de triunfos sindicales) que pasaron a ser “legales” y donde la ley que
lo rige no sólo es obsoleta, sino que impide que el instituto pueda sacar la cabeza del agua”.
No da más detalles y uno podría pensar muchas cosas. En particular, quiero señalar que esa
ley obsoleta, “obligó” a las dirigencias sindicales a firmar un convenio neoliberal con el
ISSSTESON, donde no solo se incrementaron las cuotas sindicales, sino que además se
incrementaron los años de cotización para poder jubilarnos a pesar de que el presidente de
la República ha dicho una y otra vez que tal situación no debe permitirse. Obviamente, eso
no fue un triunfo sindical y, además, no ha mejorado la calidad del servicio. Pero si fuera
interesante que nos dijera cuales son esos “triunfos sindicales” y que sindicatos los han
logrado.
Dice el funcionario que durante el periodo de transición se reunió con prácticamente todos
los actores (de tres sexenios) que tuvieran algo que aportar y se dio cuenta que la institución
no podría estar peor. Al parecer, y a mi entender, platicó con quienes tuvieron alguna
responsabilidad en la conducción de la institución y solo recibió como respuesta el clásico
no hay nada que hacer, pero no le dijeron, y si lo hicieron no nos lo comparte, como se
evadió la ley para tomar recursos del rubro de pensiones y jubilaciones para destinarlo a
otros destinos y con ello, poner en seria crisis nuestro derecho a una jubilación digna.
Dónde quedaron los seis mil millones de pesos denunciados como desfalco al inicio del
gobierno de Claudia Pavlovich y dónde están los responsables. Sería bueno que también se
reuniera con los derechohabientes que no se sienten representados por las cúpulas
sindicales y, quizá, por ese rumbo empezaría a entender a profundidad la problemática y su
posible solución.
Dice el licenciado Acuña Méndez que ha conformado el mejor equipo que pueda tener y
eso suena a una muy buena noticia porque donde hay eficiencia hay soluciones. La
eficiencia de ese equipo terminará, sin duda, con esa serie de vicios que ha venido

padeciendo la institución y logrará el rescate de esta. Solo espero que no se siga recurriendo
a recetas neoliberales para sanear las finanzas cargándole la mano a la clase trabajadora.
En mi experiencia, puedo decir que es posible lograr cambios maravillosos si se integra a la
sociedad a la solución de su problemática. Desde nuestra participación en organizaciones
de la sociedad civil, que trabajan sin recibir recursos, puedo afirmar que la transformación
es posible, solo se requiere de una alianza entre gobierno y sociedad.

Por Isabel Dorado Auz

Estudió en Universidad de Sonora. Promoción del 1990 Químico Biólogo en Alimentos. Guasave Ciudad de origen.8 de julio de 1967 fecha de nacimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *